MACO

 

 

 

  Desde su inauguración, en 1992, el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca ha fundamentado sus acciones en la convicción de que es posible realizar una síntesis original, armónica y de amplia significación comunitaria, con elementos vigentes de las tradiciones regionales y los logros de la cultura global contemporánea. Bajo la luz de este objetivo se han definido sus acciones y el contenido de su programación. En efecto, el juego de contrastes y afinidades que se da entre el programa de exposiciones –cosmo- polita y de vanguardia– con la severa y añeja nobleza del sitio que lo aloja, conduce a un espectador atento y sensible a considerar la importancia de pugnar por modelos que armonicen nuestras aspiraciones de modernidad con las tradiciones que nos han legado las múltiples comunidades que conforman el tejido humano de México.
 
El mensaje que el MACO transmite, a través de sus instalaciones y actividades, de que el presente y el pasado se pueden integrar en una experiencia valiosa y original, tiene especial pertinencia en el ámbito de Oaxaca; la riqueza y diversidad cultural de este Estado posee un enorme potencial que, más que un motivo de disgregación, debería de ser un importantes factor de desarrollo social. El MACO, además de ser un espacio para la celebración de la belleza, la libertad y la imaginación, se define como una institución educativa cuyo propósito es estimular la reflexión, el análisis y la discusión con el fin de enriquecer la vida comunitaria.